lunes, diciembre 02, 2019

La seducción de los flashes


Algo pasa cuando entran. Algo cambia en ellos. Tal vez son los carros blindados que se abren paso en el tráfico a toda velocidad. Tal vez son los múltiples asesores, los choferes, los funcionarios listos a decir a todo que sí, lo que usted diga, lo que usted disponga, usted tiene toda la razón, señor ministro. Tal vez son los viajes constantes, los aviones, los hoteles, los apretones de mano, la sonrisa para la foto, los flashes de las cámaras, los micrófonos esperando unas palabras, su repentina transformación en algo parecido a una celebridad. Tal vez son los miles de nuevos seguidores en las redes sociales, el equipo encargado de su imagen, de recomendarle qué corbata o qué aretes ponerse para la próxima entrevista. Tal vez es un poco de todo eso. Lo cierto es que algo cambia cuando entran al gobierno. Ya no son los mismos. Ya no piensan igual.

De repente, las ideas y principios que antes defendían con vehemencia ya no son tan importantes. Si antes su discurso y su lucha se centraban en el libre mercado, en reducir el tamaño del Estado, bajar impuestos, frenar el despilfarro y eliminar trabas, ahora eso como que se les va olvidando. Hablan con tono cada vez más político. Dicen que hay que mirar más allá de intereses particulares. Que los intereses de la patria están primero.

Dicen que es fácil criticar y exigir desde afuera. Que lo difícil es estar ahí dentro, en el gobierno, donde las papas queman. Y tienen razón. Siempre será más fácil ser oposición. Será más fácil criticar y juzgar las acciones del gobierno desde el sector privado, antes que meterse en el lodo del sector público e intentar cambiar las cosas desde adentro. Pero eso no justifica que dejen a un lado las batallas y los principios que antes defendían. Eso no le resta validez a las críticas.

De repente, casi sin notarlo, su causa principal es la defensa del gobierno al que ahora sirven. Pasan de enfocarse en las ideas y acciones que benefician al país y su gente, a enfocarse en aquellas que beneficien al gobierno. Y ya sabemos que los intereses del gobierno no son siempre los mismos del país. A veces son lo opuesto.

Hay que ser pragmáticos, dicen. Es muy fácil reclamar que se quiten impuestos o que se reduzca el excesivo gasto público, lo difícil es hacerlo ante la actual realidad política, insisten. Claro que es difícil. Pero para eso están ahí. Para intentarlo. Para hacer todo lo posible para lograrlo. Este es el momento para impulsar esas ideas de libertad que antes defendían. Para convertirse en el funcionario incómodo que enfrenta desde adentro los males del gobierno, en lugar de ser un funcionario más para la foto.

Seguimos creyendo en sus buenas intenciones, en sus ganas y capacidad para cambiar las cosas para bien. Por eso les exigimos más que a otros funcionarios. Pero el monstruo burocrático y el glamur de los flashes y el poder seduce, endulza y atrapa casi sin notarlo.

Están a tiempo. Aun pueden jugársela y generar esos cambios de los que antes tanto hablaron.



lunes, noviembre 18, 2019

Días extraños


Estos son días extraños para el país. Vivimos en una tensa calma política. Poco pasa. Y mucho puede pasar.

La violencia y el caos político se multiplican a nuestro alrededor. Las imágenes llegan sin filtro y en tiempo real a nuestras pantallas. Vemos otro edificio arder en Chile en manos de criminales manifestantes; vemos a argentinos votar por el regreso de la corrupción y el estatismo; vemos en Bolivia huir a un presidente ilegítimo que intentó, como tantos otros, aferrarse al poder; vemos a líderes indígenas ecuatorianos amenazar con volver a levantarse y caotizar el país si no se hace lo que ellos piden, si no se atienden sus berrinches.

La amenaza del caos está aquí, latente, cercana, a pesar de la aparente calma. Ya vivimos días de tensión, violencia y destrucción. Y sabemos que nada garantiza que esa situación no se repita. Nuestros días avanzan sabiendo que la tranquilidad de hoy puede cambiar repentinamente mañana. El gobierno amaga con cambiar las cosas mientras sigue haciendo lo mismo de siempre. Los líderes indígenas y de “grupos sociales” esperan alguna nueva medida del gobierno que les sirva de excusa para entrar a la cancha, generar caos y lograr el protagonismo que alimente su vanidad y aspiraciones políticas.

Y mientras esto ocurre, a pesar de los problemas, las empresas siguen avanzando e innovando para facilitar nuestras vidas con nuevos servicios, productos, tecnologías. Pequeños y grandes empresarios, emprendedores y profesionales siguen haciendo su trabajo, produciendo, ganándose su pan legítimamente.

Por eso, algo anda mal cuando los protagonistas de la historia de un país son quienes tanto daño hacen y no los empresarios y profesionales a quienes les debemos todos los avances. Algo anda mal cuando quienes producen, generan empleo, pagan impuestos, ganan dinero honestamente, deben responder y doblegarse frente a políticos y grupos dizque sociales expertos en destruir, atacar y tomar lo que no es suyo. Algo anda mal cuando la principal preocupación de nuestro gobierno es cómo sacarles más plata a los empresarios para pagar su despilfarro, en lugar de cómo ayudarlos para que crezcan, produzcan y vendan más.

El progreso, los avances científicos, los empleos, el bienestar en nuestras sociedades se los debemos, al final del día, a nuestro sector privado. El atraso, corrupción, despilfarro, pobreza y desempleo en nuestras sociedades se los debemos, casi siempre, a nuestros políticos y grupos que viven del Estado. A pesar de ello, estos últimos siguen decidiendo por el resto, metiendo trabas, haciendo y deshaciendo a su antojo, mientras el sector privado está en segundo plano y debe pedir permiso a los políticos para trabajar.

Por eso hay que desconfiar y rechazar a políticos que insisten en dar mayor poder y protagonismo a un Estado todólogo, gordo y metiche, mientras atacan a empresarios y al sector privado. Solo con menos Estado, menos plata en manos de nuestros políticos, y un mayor enfoque en impulsar la iniciativa privada, podremos salir de esta situación.

Pero aquí seguimos, con unos pocos políticos y aspirantes a políticos, marcando la agenda de todo el país y frenando a un sector empresarial ya bastante golpeado. Seguimos con estos días raros, que se vuelven cada vez más normales.