lunes, mayo 21, 2018

Año de sorpresas


Lenín cumple un año en el poder. Con todo y a pesar de todo le ha ido bastante bien.

Año de sorpresas. Porque seamos sinceros, nadie, ni el más optimista de los optimistas, esperaba que con un gobierno de Alianza PAIS ocurriera lo que ha ocurrido. No imaginábamos ver a Jorge Glas fuera de la vicepresidencia y en la cárcel. No esperábamos que Lenín convocara esa consulta popular que la oposición pedía a gritos para acabar con la reelección indefinida y depurar a las autoridades de control embarradas de correísmo. No creíamos posible un distanciamiento tan grande, en lo político, y poco a poco en lo económico, del Gobierno anterior.

Lenín logró en su primer año de gobierno lo que para la oposición hubiera sido casi imposible: dividir y debilitar al correísmo. Frente a cualquier gobierno de oposición, los correístas se hubieran unido en un bloque sólido con una causa común. Pero con Lenín en el poder salieron a la luz sus diferencias y divisiones. Al final, Lenín se quedó con el partido. Y el antes poderoso rebaño correísta, una de las más grandes amenazas a nuestra débil democracia, quedó debilitado y reducido.

En su discurso de posesión hace un año, Lenín dijo: “Si de escoger se tratara, yo prefiero sistemas como el de algunos países europeos en donde la figura del presidente pasa casi inadvertida… Vamos a velar porque así sea. Ese es el liderazgo que prefiero”. Y así ha sido. Hemos pasado de vivir agobiados por la vanidad de un Correa metiéndose en todos lados, a un presidente más sencillo, que entiende que gobernar no significa figuretear. Poco a poco va quedando atrás aquella época en la que en las sabatinas el presidente dictaba sentencia, decretaba políticas de Estado según su ánimo y decidía a quién perseguía o hundía.

Junto a estos cambios de estilo y forma van llegando los de fondo. Por ejemplo, el Gobierno alejó el fantasma de la desdolarización, que la última década rondó siempre los pasillos de Carondelet, quitando del Banco Central el manejo del dinero electrónico. Por ejemplo, se detuvo el abuso y censura constante a periodistas y medios de comunicación separando a figuras como Carlos Ochoa de la Supercom y proponiendo la eliminación de esta nefasta institución creada por el correísmo para perseguir.

A pesar de estos cambios positivos, la dirección que Lenín tomaría en lo económico seguía en duda luego de un año en el poder. No estaba claro si su corazón socialista se impondría sobre las necesidades urgentes del país. Pero esas dudas parecen aclararse luego del nombramiento de Richard Martínez como su ministro de Finanzas. Se impone el Lenín pragmático, coherente, que entiende que en la libre empresa, el mercado, y no el control y gasto excesivo del Estado, está el camino para salir adelante.

Hace un año solo esperábamos resignados más correísmo. Lenín nos ha dado algunas sorpresas. Claro, todavía hay muchísimo por hacer y corregir, personajes del Gobierno que separar, corruptos que poner en su lugar, decisiones urgentes que tomar. Pero el Gobierno va enderezando su camino. Las expectativas son altas para este segundo año que arranca.


lunes, mayo 07, 2018

Los átomos de Manuelita


Vamos entendiendo. Antes no estaba claro por qué Lenín Moreno un día apuntaba a la izquierda, otro a la derecha, otro al centro y otro pegaba en el palo. Ahora el mismo Lenín lo ha explicado. O ha intentado hacerlo.

En un reciente discurso en Cuenca, Lenín nos iluminó con su filosofía cuántica: “El ser humano tiene órganos, sistemas, tejidos, células, átomos que están en un permanente diálogo interno. Este momento, después de haber estado con ustedes aproximadamente unos cuarenta o cuarenta y cinco minutos, yo ya me he apropiado de un millón de átomos de cada uno de ustedes. Es más, se dice que es muy probable que nosotros tengamos dentro de nuestro cuerpo no menos de un millón de átomos que fueron de Bolívar, de Manuelita Sáenz, de George Washington, de Napoleón, y de Hitler también. Sí, estamos compuestos de aquello y este cambio que nos da la posibilidad de cambiar también, nuestra complexología interna, psicológica y espiritual, sin duda alguna hay que aprovecharlo”.

Mario Moreno estaría orgullosísimo de la oratoria de su pariente ecuatoriano. No debe ser fácil vivir en este paradigma cuántico atómico, ser una y varias personas a la vez, fusionarse con la gente a su alrededor y hasta con personajes del pasado. Así, ¡cómo no estar confundido!

Ahora entiendo mejor por qué Lenín pasó de ser un correísta convencido al principal opositor y crítico de Correa. O cómo puede un día ser un soñador socialista y otro, el promotor pragmático de la libre empresa, los acuerdos comerciales y la reducción del Estado. Y entiendo mejor cómo pueden convivir en su gabinete ministros empresarios con personajes que le cantan al Che, a Chávez y a Fidel. La explicación está en los átomos de tantas personas que residen y dialogan en el cuerpo de Lenín, que lo llevan a actuar un día como correísta, otro como demócrata. Y otros días, esos átomos se confunden y se enredan en su cuerpo, hasta que, como diría el mismo Cantinflas, Lenín ya “no es ni lo uno ni lo otro, sino todo lo contrario”.

Lo importante aquí es que esta batalla atómica interna la ganen los átomos buenos. Que sean más, muchísimos más, los átomos liberales, demócratas, defensores de la libre empresa, la libertad de expresión, la propiedad privada y la institucionalidad. Que le ganen a esos átomos mafiosos-estatistas-correístas.

Hay razones para ser optimistas más allá de la cuántica leninista. Solo con lo logrado en la consulta popular los átomos demócratas ya dieron paliza. Eliminar la reelección indefinida, y con ello, la posibilidad de que el nefasto socialismo del siglo XXI vuelva al poder, es un gran éxito de este gobierno. Si a eso añadimos la reestructuración del Consejo de Participación Ciudadana y de las autoridades de control de la década robada, el resultado es aún mejor.

Pero queremos más. Que se den avances tangibles en lo económico, apertura comercial, confianza empresarial. Pero esos átomos socialistas nunca dejarán por completo el cuerpo de Lenín. Difícilmente vendrán cambios importantes en ese frente. Tocará esperar, como dice Moreno, –Mario, no Lenín– que este momento en la vida del país sea verdaderamente momentáneo.


lunes, abril 16, 2018

Ficción Política 101


Gran noticia para la fanaticada socialista. Podrán estudiar la “Especialización y Curso Internacional en Procesos Políticos Latinoamericanos en el Siglo XXI: Un espacio para analizar las transformaciones que vivió América Latina en este siglo de la mano de sus principales protagonistas”. ¿Y quién creen que será uno de los ilustrados maestros de este curso virtual? El mismísimo Rafael Correa, junto a otras preclaras e impolutas personalidades de la política latinoamericana como Cristina Fernández de Kirchner.

En tres cómodas cuotas de 110 dólares o un pago al contado de 225 dólares (¿qué otra moneda se iba usar para este revolucionario seminario?), los estudiantes del curso dictado por el Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (Clacso), asociado a la Unesco, podrán aprender sobre “el camino emprendido por los distintos procesos latinoamericanos hacia el desarrollo con igualdad, la ampliación de derechos y el reposicionamiento de la región en el mundo”.

Será muy interesante para los alumnos escuchar al doctor Correa hablar sobre la ampliación de derechos durante su gobierno; en especial, los derechos de periodistas, indígenas, opositores, maestros y todos esos grupos cuya libertad él siempre protegió con infinito amor y a quienes jamás insultó, intimidó o mandó a callar.

Imagino que el profesor Correa olvidará hablar sobre el aparato mafioso y corrupto que se implantó durante su década de gobierno. Y en los cuadros y fórmulas que dibuje en el pizarrón tampoco mostrará el despilfarro en elefantes blancos, instituciones inservibles y burocracia dorada de la década robada. No mostrará las cifras escandalosas de endeudamiento, ni los sobreprecios de los contratos públicos, o las carreteras más caras del mundo. Hablará de dignidad, igualdad, de Bolívar, de Alfaro, del Che, de la revolución, y los alumnos embobados tomarán apuntes perpetuando a esa izquierda fanática latinoamericana ciega a la realidad.

Acá por suerte no estamos ciegos. Mientras Correa da su clase de ficción política, acá debemos enfrentar la desastrosa realidad que nos dejó. Hasta muchos de los correístas más correístas han abierto sus ojos. Finalmente entienden y critican el daño terrible que su amado presidente le hizo al país. Quedan, como siempre, unos cuantos ciegos sinvergüenzas que siguen apoyando al jefe de la mafia, que se llenan la boca de discursos sobre justicia social, soberanía y dignidad, mientras uno a uno van cayendo por corruptos sus compañeros de gobierno.

Mientras Correa disfruta su exilio europeo y su rol de profesor virtual, a los ecuatorianos nos toca arreglar sus destrozos. Cada una de las medidas que Lenín Moreno piensa tomar para rescatar al país apuntan a deshacer lo mal hecho por Correa.

Correa engordó al Estado irresponsablemente. Lenín pretende adelgazarlo. Liquidará empresas públicas inservibles creadas por Correa como Enfarma y novelerías destinadas a fracasar como Yachay. Reducirá o fusionará ministerios, subsecretarías y viceministerios que Correa se dedicó a multiplicar en su demagogia de nuevo rico. Todo esto mientras la justicia debe dedicarse a detener a tanto sinvergüenza para quienes la década sí que fue ganada.

Correa y compañía no deben tener espacio en círculos académicos, ni periodísticos ni ningún entorno internacional que se considere serio. Darle estos espacios legitima el abuso, la corrupción, la ilegalidad de su gobierno. A medida que conocemos más de los atropellos de Correa, el único lugar donde merece estar es junto a su compañero Jorge.