lunes, octubre 01, 2018

Gastar más y mal


Somos campeones del gasto público. Según el Banco Interamericano de Desarrollo, Ecuador es el país que más gasta en compras públicas entre los 21 países de toda América Latina y el Caribe. Y gastar más no significa necesariamente comprar más. Aquí gastamos más y gastamos mal.

El estudio muestra también que mientras los gastos en capital o inversión pública casi no han variado desde 1980 en la región, el gasto corriente –sueldos, subsidios, intereses de deuda, mantenimiento de instalaciones públicas, etc.– ha aumentado más del 70%. En Ecuador el presupuesto de gasto corriente del 2018 es mayor que el del 2017. Los mayores recortes son en obra pública.

Nos hablan de ahorro, de responsabilidad, de austeridad, de ajustarnos cinturones. Pero seguimos gastando como nuevos ricos. El gasto público improductivo no se reduce como nos ofreció el Gobierno el año pasado. El gasto corriente sigue aumentando. Más sueldos públicos que pagar. Más gasto en compra de bienes y servicios.

Incluso cuando una institución pública quiere gastar menos y ahorrar dinero comprando lo que necesita al mejor precio, no puede hacerlo. El sistema la lleva a botar la plata. “Estoy obligado a comprar más caro y de peor calidad”, nos comentaba el director de una institución pública que debe hacer sus adquisiciones a través del portal de compras públicas.

Cuando hace poco esta institución necesitó comprar camisetas estampadas para sus empleados, no pudo cotizar con distintos proveedores como lo haría cualquier empresa privada. No pudo comparar precios, calidad, tiempo de entrega y escoger al mejor proveedor. No. Si eres parte del sector público tienes un número limitado de proveedores registrados en el Servicio Nacional de Contratación Pública-Sercop a los que tienes que comprar lo que te ofrecen, siempre pagando de más por productos de inferior calidad. Estas camisetas estampadas en el mercado se consiguen por unos 6 dólares. Pero esta institución debió pagar más del doble en el portal de compras públicas por unas de mala calidad que no llegaron en las tallas solicitadas. Lo mismo les ocurrió cuando debieron comprar nuevas computadoras. Solo tuvieron la opción de pagar precios inflados por unos equipos sin marca y de mala calidad.

Lo que le ocurrió a esta institución es un botón que muestra un problema mayor. El sistema de compras públicas lleva al despilfarro y la ineficiencia. Y ya sabemos que siempre hay alguien que se beneficia de esas trabas, de la escasez de proveedores y la falta de transparencia. Las compras públicas son un agujero negro de misterios donde los proveedores más calificados y con mejores precios son repentinamente excluidos para dar prioridad a proveedores improvisados con precios exagerados.

La solución a este absurdo es sencilla. La viene impulsando la Cámara de Comercio de Guayaquil: que el Estado compre a precios de mercado. Tan obvio como eso. Se trata de evitar sobreprecios e ineficiencias. Pero ya sabemos que con el sector público nada es tan sencillo como parece.

El Gobierno ha ofrecido mejorar los procesos de compras públicas. Buscará restringir el abuso del régimen de contratación especial e impulsar la participación de más proveedores para lograr precios de mercado. Ya veremos. 



lunes, septiembre 03, 2018

Ojos de astronauta


Dicen que los astronautas, luego de ver la Tierra desde el espacio, regresan con una perspectiva distinta sobre la humanidad. Entienden, con mayor claridad, que este es nuestro único hogar en el universo para cuidar y compartir entre todos. Que, nos guste o no, ese “punto azul pálido”, como describía a la Tierra el astrónomo Carl Sagan, es el único lugar donde han vivido todos los seres humanos que han existido y el único lugar que tenemos para vivir nosotros, así que más vale que lo preservemos y que nos tratemos bien los unos a los otros.

Sería bueno que veamos la Tierra con ojos de astronauta de vez en cuando. Que entendamos que las fronteras son líneas imaginarias inventadas por gobernantes y sus ejércitos. Que a diferencia del planeta que vemos en Google Earth, en realidad no hay líneas que nos separen. Que la historia de la humanidad es la historia de la migración.

Hoy, miles de venezolanos huyen de la crisis creada por la dictadura de Maduro en su país. Se escapan del desastre causado por gobernantes corruptos y por esa ideología criminal llamada socialismo del siglo XXI. Solo en el 2018 se calcula que ya han venido al Ecuador más de 600 mil venezolanos, de los cuales se han quedado unos 170 mil. Y se estima que hasta el final del año sean unos 300 mil los que se hayan quedado.

Como cualquier crisis, esta no es fácil de resolver. Requiere un plan coordinado con nuestros vecinos donde están también huyendo los venezolanos. Pero cerrar las puertas de nuestro país no es ni debe ser la respuesta. Las crisis humanitarias exigen una actitud alejada de peligrosos nacionalismos.

Aquí somos los grandes defensores de la libre circulación de los seres humanos por el planeta, hasta que esos seres humanos tocan nuestra puerta. Ahí se nos sale ese dictadorcito nacionalista xenófobo que llevamos dentro y nos quejamos de esos migrantes que nos quitan nuestros trabajos, se atienden en nuestros hospitales y juegan en nuestros parques. Olvidamos que, así como ahora hay gente que quiere entrar, nosotros hemos salido y nos hemos quedado en otros países durante años.

Los argumentos contra la libre circulación de las personas se parecen mucho a los argumentos contra el libre comercio. Los países cierran sus fronteras con la excusa de proteger la producción nacional, los empleos locales, su identidad, su cultura, sus costumbres. Pero sucede lo contrario. Un país solo se enriquece con la influencia de otras culturas en una economía libre y sin restricciones. La libertad debe aplicar para todo, bienes, servicios y personas. No podemos defender el libre comercio mientras apoyamos que se cierren las fronteras.

El debate sobre la migración no se resolverá de un día para otro. Acá hemos estado siempre del lado de quienes tocan las puertas de otros países. Hemos reclamado la solidaridad del primer mundo para que nos dejen trabajar y vivir tranquilos en esos países donde solo buscamos oportunidades. Ahora estamos del otro lado de la puerta. ¿La vamos a cerrar con los mismos argumentos que han usado en nuestra contra? O entenderemos, como lo saben bien los astronautas que han visto a la Tierra desde el espacio, que este planeta es uno solo y nos pertenece por igual a todos. 


lunes, agosto 20, 2018

El sabido del cuarto carril


Esta mañana, como casi todas, el tránsito avanza lentamente. Voy tranquilo por uno de los tres carriles de la vía, al igual que la mayoría de conductores a mi alrededor.

Y esta mañana, como casi todas, inevitablemente aparece el sabido del “cuarto carril”. Su tiempo es demasiado valioso como para avanzar despacio junto al resto. Los tres carriles en la vía no son para él. Nuestro sabido tiene el derecho divino de salirse del camino y avanzar a mayor velocidad por el “carril” de asfalto y tierra a la derecha, dejando a su paso una nube de polvo.

Ese espacio a la derecha de la carretera reservado para emergencias, vehículos dañados y para que circulen ciclistas y peatones, se convierte en el carril exclusivo y vía rápida de nuestro sabido. Lo invade sin pudor a toda velocidad, casi siempre en un bus, un taxi ejecutivo o una gran camioneta 4x4.

Trato de entender quién es este individuo. Intento mirar su rostro, su expresión, entender qué pasa por su cabeza. Quiero comprender qué le hace pensar que las reglas no aplican para él o ella. ¿Lo hace por ignorancia, porque no entiende que está mal salirse del camino para pasar al resto de vehículos? ¿Lo hace por impaciencia crónica, porque no está dispuesto a esperar como el resto? ¿Lo hace sin pensarlo, porque si otros lo hacen no debe tener nada de malo? ¿O lo hace simplemente por sabido y sinvergüenza, porque le da igual el desorden y el peligro que genera? ¿Hará lo mismo al conducir en carreteras del primer mundo? ¿Actuará igual en otros aspectos de su vida?

Porque el sabido del cuarto carril no existe solo en las carreteras. Nos lo topamos a diario en los negocios, en la política, en la vida. Es el que se burla de la ley. El comerciante tramposo experto en dar coimas. El funcionario público corrupto especialista en pedirlas. El estudiante que plagia su tesis. El arrimado al Gobierno que se forra de billete en pocos meses. El sabido de siempre para quien no aplican las leyes.

Estos abusos suelen darse en entornos que los permiten y hasta promueven. Una carretera bien construida, con buena señalización, invita a los conductores a ir por su carril respetando la ley. Una vía mal construida, mal señalizada, sin policías que sancionen a los infractores invita al desorden, al relajo. De igual manera, los sabidos se multiplican en los negocios, en la política o en cualquier entorno donde no haya instituciones fuertes y reglas y leyes claras que inviten a ser respetadas. Cuando la ruta está bien señalizada no hay razones ni incentivos para tomar atajos o salirse de ella. Todos avanzan tranquilos por su carril.

Queda el consuelo que más de una vez, tarde o temprano, el sabido del cuarto carril debe frenar a raya ante algún peatón valiente que le impide el paso, o algún policía que decide detenerlo y multarlo. Ahí finamente cae el sabido, con cara de yo no fui, de yo no sabía, mientras mira cómo la gran mayoría de conductores avanzamos, lentos pero seguros, por la vía correcta respetando las señales de tránsito.