lunes, febrero 04, 2019

La mancha roja


Finalmente, luego de tantos años de abuso, corrupción, violencia y sufrimiento se abre la posibilidad real de una salida a la dictadura en Venezuela. Ahora sí, el nefasto chavismo tiene sus días contados.

Maduro caerá. Eso es seguro. Tarde o temprano caerá, como terminan cayendo los dictadores que se creen invencibles y eternos. Más allá de tristes personajes como Correa, Maradona y otros pocos fanáticos de la pandilla internacional de perfectos idiotas latinoamericanos, las voces de apoyo a Maduro se van apagando.

Pero la caída de Maduro no es la caída del socialismo en América Latina, ni de sus fanáticos. Ahora, ante el innegable fracaso del gobierno venezolano, he escuchado y leído por ahí esa peligrosa frasecita que afirma que “lo que pasa es que Maduro no representa el socialismo, es otra cosa, es un gobierno corrupto y autoritario, no un auténtico socialista y por eso ha fracasado”. Se niegan a ver que cualquier experimento socialista, donde el Estado pretende controlarlo todo, lleva inevitablemente al abuso, la corrupción y el fracaso. Que el socialismo, en cualquiera de sus formas, fracasará. Que los gobiernos de los Correa, los Maduro, las Cristinas no fracasan solo por ser corruptos, fracasan por sus ideas equivocadas, que además llevan a la corrupción.

Lastimosamente el socialismo está pegado a la piel latinoamericana. No hay jabón de realidad y sentido común que nos saque esa mancha. Está en ese ADN tan propenso a culpar a otros por nuestros problemas, a esperar que otros los resuelvan, a dejarse seducir por el primer discurso cursi contra el imperio, la oligarquía, los poderes fácticos o cualquier enemigo de moda.

Hoy el péndulo político, que nunca detiene su ir y venir, apunta más hacia la derecha en la región. Ese mapa político sudamericano que hace no mucho era prácticamente una gran mancha roja, se ha pintado ahora de azul. Van quedando muy pocos gobiernos como recordatorios de esa triste era de populismo socialista donde la corrupción y los abusos se multiplicaron.

¿Alcanzaremos algún día la madurez política que impida que estos populistas lleguen el poder? Difícil. Salvo excepciones como Chile y Colombia, donde parece haber poco espacio electoral para estos peligrosos personajes, en el resto de la región está siempre ahí la tentación de votar por falsos salvadores de la patria.

En nuestro país, el péndulo también se mueve, aunque tímidamente, hacia el centro. En las próximas elecciones seccionales Alianza PAIS casi ni suena y el correísmo está sepultado. Cada vez son más quienes niegan su pasado político correísta. Esos que alababan a Correa y pintaban su nombre de verdeflex en muros y afiches, ahora los pintan de nuevos colores y alaban a otros líderes. Se acomodan según las conveniencias del momento. Por eso no hay que confiarse. Ese movimiento del péndulo hacia el centro en nuestro país tiene más que ver con oportunismo político que con un convencimiento ideológico. No han cambiado sus ideas, solo sus camisetas.

Maduro caerá. Y con él caerá finalmente la era del socialismo del siglo XXI con todo el daño que causó. Pero no caerá el socialismo ni el populismo en la región. Sacarnos esa mancha es otra lucha más larga y complicada. 


lunes, enero 21, 2019

Caras decentes


La otra mañana escuchaba en mi carro una entrevista que le hacían al vicepresidente Otto Sonnenholzner. Hablaba con franqueza sobre los problemas del país y sus posibles soluciones. Hace tiempos no escuchaba a un funcionario público hablar tan claro, con sentido común, sin esas poses ni politiquería a las que tanto nos habían acostumbrado los correístas de la última década. Terminó la entrevista, frené en una luz roja y se acercó un joven a limpiar el parabrisas del carro. Y pensé que no todo está perdido para ese chico si tenemos más políticos así. Hay esperanzas de salir adelante.

Esa misma mañana me dirigía a un conversatorio con María Paula Romo, ministra del Interior, al que fuimos invitados los columnistas de este Diario. Impensable en tiempos correístas que un ministro se reúna con articulistas y periodistas a conversar y contestar abiertamente sus inquietudes. Al igual que el vicepresidente, las palabras de María Paula fueron transparentes, sinceras, sin poses, con información y expectativas realistas. Contestó todas las preguntas, algunas incómodas, con la claridad y sinceridad que uno espera de sus funcionarios públicos. Salí de esa reunión optimista. Me fui a trabajar pensando que no todo está perdido en este país si tenemos más políticos así. Hay esperanzas de salir adelante.

Unos días después al entrar en Twitter me encontré con un debate intenso alrededor de lo que había dicho una asambleísta. Muchos la felicitaban, otros la insultaban. ¿Qué había dicho para causar tanta polémica? Había cambiado de opinión. La asambleísta María Mercedes Cuesta había cambiado su postura en contra de la despenalización del aborto por violación luego de escuchar los argumentos del otro lado y reflexionar sobre ellos. En otras palabras, hizo lo que todos los asambleístas deberían hacer. Estar abiertos al diálogo, a escuchar a quienes piensan distinto y estar dispuestos a aceptar los argumentos contrarios si estos tienen sentido. Escuchar y dialogar antes de atacar a opositores o imponer criterios. Al levantar mi mirada del celular y dejar los gritos e insultos tuiterianos, pensé que no todo está perdido en este país si tenemos más actitudes así. Hay esperanzas de salir adelante.

El correísmo sepultó la decencia en la política. Tocamos lo más bajo con el cinismo, la mentira y la corrupción de personajes vergonzosos. Algunos ya pagan sus abusos con la cárcel, el exilio o la tensión de saber que sus días de libertad están contados. La llegada de Lenín al poder solo anunciaba más de lo mismo. Pero no fue así. El Gobierno nos sorprendió con su giro inesperado. Hoy, varios políticos y funcionarios nos dan esperanzas. Y aunque un funcionario decente no garantiza buenas políticas ni decisiones correctas, sí nos da la confianza de que actúa pensando en el bien del país. Nos hace creer que hay salida.

Este gobierno difícilmente logrará cambios trascendentales. Tiene muchísimo por hacer y corregir. Será con suerte un gobierno de transición que ponga la casa en orden y prepare el terreno para el siguiente gobierno. Si logra eso ya será bastante. Y si en el camino cambian por completo esas caras cínicas y corruptas del correísmo por caras decentes y transparentes, hay esperanzas de salir adelante. 



lunes, enero 07, 2019

El Verdadero Debate


En la Asamblea Nacional y en las redes sociales se debate con pasión la despenalización del aborto por violación. Es un debate interesante en el que todos defienden causas válidas. Un lado se enfoca en la defensa del ser por nacer, el otro en los derechos y salud de la mujer.

Llegamos con varias décadas de retraso al debate del aborto. En países desarrollados como Estados Unidos, Canadá, Australia y casi toda Europa el aborto es legal hace tiempos. Si hablamos de despenalización del aborto por violación, la lista se expande a más países, incluyendo varios de nuestros vecinos.

Los argumentos de varios asambleístas se centran en la defensa de la vida desde la concepción y en que el violador pague por su crimen. Son argumentos válidos, pero por ahí no va el debate.

Nadie está preguntando a los asambleístas cuándo empieza la vida de un ser humano. Podemos estar todos de acuerdo en que la vida empieza desde la concepción, pero eso no acaba el debate ni resuelve el tema en discusión.

La pregunta aquí no es si estamos a favor o en contra del aborto. Creo que todos preferiríamos un mundo en el que nadie deba tomar la dura decisión de recurrir a un aborto, un mundo de felices embarazos fruto de relaciones consensuales. Pero la realidad es que los abortos ocurren y seguirán ocurriendo por diversos motivos, algunos tan trágicos como el embarazo por violación.

El verdadero debate y la pregunta que deben contestar nuestros asambleístas es muy puntual: ¿debe una adolescente o una mujer violada ir a la cárcel por decidir abortar? ¿Están de acuerdo con que esa mujer pueda recurrir a un aborto legal y seguro o prefieren que lo haga de forma clandestina poniendo en riesgo su vida? Yo dudo que nuestros asambleístas, o cualquier persona, quieran ver en la cárcel o en una situación de riesgo a esa mujer que tomó la difícil decisión de abortar.

Se puede defender la vida desde la concepción y estar en contra del aborto, y al mismo tiempo apoyar su despenalización, justamente para acabar con los abortos clandestinos, transparentar el número de abortos y así poder brindar mejor asistencia y alternativas a quienes consideren practicarlo. Contrario a lo que muchos argumentan, la despenalización del aborto no significa promover el aborto ni obligar o presionar a una mujer a abortar. Significa que la mujer que decide abortar lo podrá hacer de manera segura, legal y sin ir a la cárcel. Quien defiende la vida puede hacerlo mejor en una sociedad donde el aborto es legal.

Lastimosamente este debate, aquí y en otros lados, suele perder su enfoque por posturas extremas. No se reconocen las buenas intenciones de ambos lados. En lugar de un intercambio de ideas, vemos un intercambio de insultos o vergonzosas manifestaciones públicas que banalizan las causas que se defienden. Como suele ocurrir en la política, las posturas extremas dominan el debate y la opinión pública, convirtiendo al bando contrario en un enemigo a destruir.

El verdadero debate en juego es claro. La pregunta a contestar es muy puntual. Eludirla con otras discusiones nada soluciona. Mientras tanto continúan los abortos clandestinos, con todos sus riesgos.