jueves, mayo 24, 2007

Hola Sofía

Hola Sofía. Bienvenida a la vida.

Naciste una mañana de mayo, entre las lágrimas de tu mami y mis manos temblando intentando tomarte una foto. Llorabas a todo pulmón. Y a mí también me hiciste llorar de emoción. Ahora me miras con esos ojitos, como sorprendida por este mundo al que de repente has venido.

Ya irás descubriendo las maravillas que hay aquí y lo emocionante que es vivir. Ten paciencia. Poco a poco sucederá. Tus primeros pasos, tus primeras caídas. Amigos, colegio, juegos. Tus sueños. Bailar hasta que amanezca. Reír hasta las lágrimas. La canción que te pone la piel de gallina. El sonido del mar. La voz de tu mamá. Las cosquillas de los besos. Descubrir lo que más te gusta, lo que te inspira. Ya verás Sofía cómo gozarás este viaje que es la vida.

Te pongo un poco al día del mundo en el que has nacido. Tu país se llama Ecuador. Es muy chiquito y bonito. Tiene un mar y unas playas inmensas. Ya te llevaré para que juegues en la arena. Y unas montañas gigantes donde hace mucho frío. Tu ciudad se llama Guayaquil. Es un lugar que antes era muy sucio y feo, pero que ahora está más lindo. Tiene un río muy grande, un sol que brilla siempre fuerte y una gente muy alegre. Tu ciudad y tu país son solo un puntito dentro de un planeta muy grande que se llama Tierra, con muchos lugares y gente interesantes. Te encantará conocer ciudades impresionantes, vivir culturas nuevas y escuchar idiomas raros.

En tu país viven muchas personas muy buenas y lindas. Pero también viven unos señores muy feos que se llaman políticos, que nos hacen llorar como tú lloras cuando tienes hambre. Perdona Sofía por contarte estas cosas tristes. Pero creo que debes saber que tu país, aunque es muy lindo, tiene también muchos problemas y pobreza. Es que esos señores políticos, siempre hacen muchas tonterías que nos complican la vida.

Mejor hablemos de cosas más bonitas, como el sabor de la leche, los besos de tu mami, tu cuna blanca, tu pijama rosada y tu cara tan linda. De lo hipnotizado que me tienes desde que te conocí en la clínica. De todo lo bueno que nos haces sentir siendo tan chiquita. Y es que cuando naciste todos esos problemas que antes te conté que hay en el país, dejaron de importar por un momento. Mientras estés feliz, estaré feliz.

Ya te quedaste dormida, Sofía. Mejor te cuento más cosas otro día. Y cuando aprendas a leer te enseñaré esto que te he escrito en el periódico, que son unas hojas muy grandes con muchas noticias y opiniones, que a nuestro Presidente, que se llama Rafael, no le simpatizan para nada.

No te preocupes, Sofía. Este mundo, con toda su locura y sus tonterías, sigue siendo una maravilla. Tienes tanto por aprender. Tanto por descubrir. Verás que la pasaremos muy bien. Recuerda siempre que puedes ser y lograr todo lo que te propongas. Que si te esfuerzas y realmente lo quieres, puedes alcanzar cualquier sueño. Y que yo estaré aquí para llevarte de la mano hasta que tú quieras sostenerla.

Duerme Sofía. Sueña tranquila. Te espera la vida.

7 comentarios:

Guillermo dijo...

Muchísimas felicidades. El sentimiento paternal es intensamente emocionante.

Steve Austin dijo...

Felicitaciones!!! Ser padre es un sentimiento único y personal, por lo tanto le sugiero que deje de escribir sobre cosas que solamente le interesan a usted y su familia y aproveche de mejor manera el espacio que le da el periódico de mayopr prestigio del país.
Es una pena que de un buen artículo como el de la semana pasada, pase a esta pobreza que ha sido burla de todos los que lo hemos leído.

rone dijo...

¡Felicidades!

Anónimo dijo...

Manuel Ignacio:

Soy amiga de tu familia politica (hasta somos parientes) y te tengo que felicitar por este articulo que acabo de leer. Igual que con tu articulo que escribiste para tu boda, me has hecho emocionar.
Tu esposa y tu hija, tienen una suerte inmensa; no muchos padres y esposos escriben maravillas sobre sus experiencias en el periodico, espero que sepan valorar y guarden estos recuerdos para toda la vida.
Saludame a Mary y a Jose Miguel, diles que me alegra saber que en su linda familia te tengan a ti.

Kojudo Mayor dijo...

Felicidades, por la nena.

Aunque el espacio editorial tiene mas o menos bien definidas sus guías literarias, el júbilo de la paternidad, evento no cotidiano en la vida de cualquier hombre, es razón mas que justificada para ocupar tal espacio. Compartir con otros un poco de alegría y gozo vienen bien en un medio donde la crítica, denuncia y lo malo, son resaltados, exasperados y muchos como el guiñapo que critica, se solazan en esa inmundicia.

Las discrepancias políticas, ideológicas y hasta literarias pueden esperar. Una nueva vida en el mundo es un dicha para todos. Cretino aquel que es incapaz de reconocerlo.

Anónimo dijo...

Después de leer a Estiv Ostin... uy! me equivoqué, Steve Austin, solo puedo inferir ciertas cosas:

Es IMPOTENTE y/o ESTERIL. La paternidad le es ajena y esquiva.
Es HOMOSEXUAL (marica, para los de la calaña de Austin.)
Es acomplejado, pues le gusta el pseudónimo yanki.
Es huérfano y nunca salió del orfelinato.
Es o fue víctima de abuso sexual infantil.
No tiene madre, por eso es tan "poca madre."
Es mediocre.
Es el hazmereir de sus conocidos, por eso se burla de otros.

Anónimo dijo...

A menos que el señor Austin sea dueño, accionista, gerente del diario El Universo, no veo razón alguna para que Gómez Lecaro no pueda escribir un editorial sobre algo que le causa alegría.

Señor Austin, deje de ser un amargado.