jueves, enero 10, 2008

Leche en las maletas

Mi cuñada, que vive en Caracas, vino a Guayaquil por unos días con su familia. A su regreso no se llevó dulces ecuatorianos, ni cajas de camarones, ni productos típicos. En cambio, llenó sus maletas con algo mucho más valioso en Venezuela: leche.

En la capital del socialismo del siglo XXI, donde abundan el dinero y el petróleo, los niños no pueden tomar la leche que necesitan. En las perchas desaparece al instante. Todo porque en la cabeza del comandante Chávez, la oferta y la demanda no existen, y los precios se fijan por decreto.

Y como acá no podemos quedarnos atrás, nuestro Presidente anunció también el control del precio de la leche. Y si no baja el precio del arroz, dejó bien claro que “pondremos precios oficiales y no excluyo la posibilidad de importar arroz, incluso subsidiado”.

Estas declaraciones me han dejado confundido. Hasta lo que sabíamos nuestro Presidente es economista, graduado en Europa y Estados Unidos. Pero cuando pretende establecer precios por decreto, ignorando los más elementales principios económicos, estamos ante dos opciones. O lo estafaron sus profesores belgas y gringos enseñándole mal la economía. O se hace el que no sabe de economía para justificar estos decretos populistas. Si se tratase de lo primero, propongo que el Ecuador presente una demanda contra las universidades de Lovaina e Illinois por estafa.

Pero lo más seguro es que se trate de lo segundo. Correa sabe que el control de precios nunca ha funcionado y que esta no será la excepción. Sabe que se generará escasez. Pero igual arma todo un show haciéndose el bravo con los supuestos especuladores, para que ese pueblo que todavía le cree se sienta protegido por su Presidente.

Tarde o temprano, el control de precios acabará con los incentivos para producir, hasta que los productos escaseen, y vivamos una economía ficticia y distorsionada. Y cuando nos freguemos todos los consumidores entre desabastecimiento y más especulación, pagando el altísimo precio de no poder comprar algo que no existe, reaparecerá el discurso presidencial culpando a sus enemigos políticos, a los oligarcas y los empresarios por no querer vender sus productos a precios altivos y soberanos.

Que Chávez pretenda fijar precios por decreto se entiende. Total, como militar se acostumbró a recibir y dar órdenes. Pero que un profesor de economía recurra a medidas probadamente fracasadas y de corte populista no tiene justificación. Solo muestra un intento de echar a otros la culpa de los altos precios.

¿Quiere este Gobierno precios más bajos? Que abra los mercados. Que dé libertad y facilidades para producir e invertir en el país, en lugar de ahuyentar la inversión con esa actitud antiempresa. Tal vez en el corto plazo no pase nada, pero estaremos avanzando. Que entienda que respetar la oferta y la demanda será siempre un mecanismo más justo y eficiente para determinar los precios que imponer un control político e ideológico del Gobierno.

Hubieran visto la cara de felicidad de mi sobrino que vive en Venezuela al poder tomar aquí un vaso lleno de leche. ¿Podrá hacerlo la próxima vez que nos visite? ¿O será que ahora nos tocará a nosotros regresar con la maleta llena de leche cuando viajemos a tierras más libres y civilizadas?

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Por el perfil psicologico del presidente (Resentimiento Social Patologico) y dado que quizas tuvo carencias de productos lacteos en su niñez una manera de exorcizar sus dolores-ira sea justamente agrediendo a la cadena productiva de la industria de los lacteos ...ademas no puede quedarse atras de su alter ego Hugo Chavez

Chieftain dijo...

Tienes que leer esto! Es una entrevista que le hiceron al Presidente en El Comercio, donde dijo lo siguiente: "Solo con una buena distribución, con crecimiento cero se eliminaría la pobreza absoluta."
Y más adelante dijo que su reto es hacer que nos repartamos el PIB entre todos!
El enlace: http://www.elcomercio.com/solo_texto_search.asp?id_noticia=106245&anio=2008&mes=1&dia=11
INCREIBLE!

Libertario dijo...

No me extrañaría son tan creativas las matemáticas de Correa que el Ecuador y su gran "crecimiento" del PIB del 2,7% supera al de Perú que creció sobre el 7% por ser mas "igual". Claro como tiende a cero nadie se siente afectado. Solo le falta decir pero el nuestro es de "todos".