jueves, noviembre 05, 2009

Comunismo hediondo


Hugo Chávez, en su inmenso y solidario socialismo, se une a Al Gore y muchos otros en la cruzada por salvar el planeta, presentando al mundo las ventajas del baño comunista. “Tres minutos más que suficiente, tres minutos he contado yo y no quedo hediondo, se los garantizo”, dijo recientemente el renacido dictador ecologista. Busca así motivar en los venezolanos los duchazos rápidos, que ayuden a vencer la crisis energética y de agua que vive su país.

¿Cómo lograrlo? Chávez nos da consejos prácticos: un minuto para mojarse, un minuto para jabón y champú, y un minuto para enjuagarse. Listo. Para Chávez, cantar en la ducha o demorarse mucho bajo el chorro de agua son lujos que van en contra del comunismo. Son un crimen.

Venezuela enfrenta racionamientos de luz y agua. Una fuerte sequía es el problema inmediato. El problema de fondo: más de una década de chavismo sin planificación e inversiones necesarias para producir la energía y agua que el país demanda. Ahora Chávez les echó la culpa –como lo haría seguramente su amigo ecuatoriano– a los ricos que gastan agua en sus piscinas y jardines. Su gobierno nada tiene que ver en el asunto. El abundante dinero venezolano se malgasta financiando a otros países antes que sus propias necesidades. La causa comunista –primera vez que escucho a Chávez decir directamente “comunismo” y no “socialismo”– requiere, por lo visto, estos sacrificios.

Mientras Chávez pide que los venezolanos se peguen baños apurados, según El Nuevo Herald de Miami, el líder venezolano derrocha la plata del país en gastos personales. Según las cifras del presupuesto aprobado para el 2010, la oficina presidencial venezolana se gastará “unos 2.200 millones de dólares en rubros tan variados como la seguridad personal, los viáticos y el calzado del jefe de Estado venezolano, un aumento de más del 600% en comparación con los 350 millones de dólares que presupuestó en el 2009.”

Los gastos de Chávez incluyen “264.000 dólares en prendas de vestir; 18.500 dólares para calzados; 145.000 dólares para productos de tocador (jabón, champú y otros productos de higiene personal); y unos 2 millones de dólares para gastos de teléfono”. En media crisis energética y de agua, “el presidente espera consumir una cuenta de 583.000 dólares en electricidad y unos 480.000 dólares en la factura de agua”. ¡Cómo no amar el comunismo con tantos gustos capitalistas!

Toda esta contagiosa demagogia socialista solo causaría risa, si Chávez, con su estilo y sus ideas, no estuviera tan cerca a nuestro presidente. Estos líderes que se dicen socialistas y comprometidos con los pobres, mientras monopolizan el poder y lavan cerebros, terminan echándole al pueblo el muerto de su incompetencia y de un sistema que por naturaleza está destinado al fracaso. La restricción en el uso de agua es una de muchas restricciones que deben soportar los venezolanos. Y les espera más como a sus vecinos de la isla caribeña.

Pero hay que darle algo de crédito a Chávez y rescatar su campaña de ahorro de agua. No solo recomienda el duchazo comunista de tres minutos. Algo difícil de cumplir. También dijo que debemos cerrar la llave mientras nos lavamos los dientes, en lugar de dejar correr el agua inútilmente. En esto sí tiene todo mi apoyo.

2 comentarios:

Ironú Mora dijo...

A TU NOTA PUEDES AGREGARLE QUE DESDE HACE SEIS AÑOS UN GRUPO DE EXPERTOS LE HICIERON LLEGAR UN INFORME COMPLETO Y EXHAUSTIVO AL PRESIDENTE EN EL CUAL ADVERTÌAN SOBRE EL COLAPSO ENERGETICO QUE HOY PADECE NUESTRO PAÌS, CUALQUIERA DIRÌA QUE LOS TIPOS ERAN BRUJOS PORQUE HASTA LA FECHA LA PEGARON. HACE DOS AÑOS COMENZARON A TOMAR LAS MEDIDAS RESPECTIVAS Y NEGOCIARON CON DIVERSAS CONTRATISTAS PARA CREAR MECANISMOS ALTERNOS PARA SOLVENTAR LA CRISIS ENERGÈTICA Y LOS TRABAJOS IBAN BIEN HASTA QUE DEJARON DE PAGARLES PUES EL GOBIERNO "NO CUENTA CON PRESUPUESTO" PARA CANCELAR LOS COMPROMISOS ADQUIRIDOS CON ELLAS.

Sid Misious dijo...

Hace varios años tuve oportunidad de leer un excelente artículo sobre el costo de los lujos de Chávez en artículos de uso personal. Hasta ahora lamento no haberlo escaneado o, al menos, tomar nota de la fecha o el número de la revista...