jueves, julio 08, 2010

¿Gobierno pro empresario?

Una nueva cadena nacional me interrumpe las noticias en la tele. En ella aparece Rafael Correa, el empresario. Suena irreal, pero la cadena nacional cierra con Correa diciendo “Ojalá logremos tener un país con 13 millones de empresarios”.

Quisiera que fuera cierto. Difícil para este Gobierno que parece empeñarse en hacer lo contrario, reduciendo el número de empresarios.

Pareciera que alguien le cambió el discurso a Correa y que en realidad quería decir “ojalá tengamos un país con 13 millones de funcionarios públicos”. Ahí sí la cosa cuadraría con la realidad.

Con este Gobierno la burocracia ha crecido a pasos acelerados. Según un reciente reportaje de este Diario, los 5.837 millones de dólares en sueldos públicos presupuestados para el 2010 se comen prácticamente el 100% del impuesto a la renta y el IVA que pagamos. Y la cifra real estaría más cercana a los 6.400 millones de dólares, más del doble de los 3.612 millones de dólares que se pagaron en el 2006 a nuestra próspera burocracia.

A Correa le gusta decir que el gasto público se concentra en más maestros y médicos. Pero todos los nuevos ministerios, instituciones y secretarías nos revelan un enorme incremento del sector público.

Así, en un Estado que gasta más en sueldos que en inversión, y con la inversión privada estancada, eso de hablar de país de empresarios y propietarios suena a chiste. País de burócratas. País de desempleados. País estancado. Eso es más real.

Cuando el Gobierno aumenta la torta pública a repartirse, se crean incentivos para tener más corrupción, palanqueos, negocios con el pana del ministerio y trabas. Incentivos contrarios a la generación de empresas. Michelle Bachelet, en su reciente discurso en la Cámara de Comercio de Guayaquil, dijo que “la responsabilidad fiscal es también progresista”. Sería bueno que la escuchen en Carondelet.

Tal vez Correa tenga finalmente la verdadera intención de promover la empresa privada. Tal vez hacia eso realmente apunten las políticas de la Agenda para la Transformación Productiva que el Ministerio Coordinador de la Producción desarrolló. Tal vez sea sincero el deseo de mejorar la industria, el empleo y la tecnología, para lo que habría incluso incentivos y exoneraciones temporales de impuestos. Tal vez sea válida la estrategia productiva del Gobierno basada en una “selección sustitutiva de importación” que se diferencia de la fracasada sustitución de importaciones.

Pero mientras el Gobierno, empezando por el Presidente, no generen un clima de estabilidad todos estos discursos y agendas productivas habrán servido solo para dar trabajo a más burócratas. De nada sirve aspirar hoy a tener un país de empresarios, para mañana despotricar contra quienes generan empresa y empleo. De poco sirve armar complicados planes y estrategias, si se mantienen leyes tributarias y laborales espantainversiones.

Correa dijo: “Podemos tener los pilares de nuestra política productiva y económica muy claros, justicia, soberanía y eficiencia, podemos tener la estrategia de desarrollo… pero si no tenemos verdaderos empresarios no saldremos adelante”.

Yo creo que es al revés. Los empresarios están aquí. En todos los rincones del país. Listos para trabajar y producir. Falta un gobierno que con su coherencia, respeto a la ley, políticas claras y estabilidad atraiga el dinero y emprendimiento que hoy ahuyenta.

4 comentarios:

Endivio Roquefort I dijo...

"A Correa le gusta decir que el gasto público se concentra en más maestros y médicos."

Si eso es cierto, es un sarcasmo. Algunos profesores de la ESPOL recién contratados (¿y de cuántas instituciones más?) sabemos que eso de gastar en enseñanza está tan bajo en la lista de prioridades del gobierno que estamos a mitad de curso y todavía no nos han pagado ni un centavo, lo que nos obliga a recurrir a chulqueros y a estar pasando vergonzosas necesidades en plena época de exámenes. Lo que demuestra que de empresario Correa no tiene ni el primer instinto, pues hasta el peor empresario paga a sus empleados antes de salir a hacer discursos.

Endivio Roquefort I dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

Que se puede hacer para cambiar el pais? Es aun posible cambiar? A mi manera de ver, es casi imposible, porque requiere un profundo cambio de mentalidad, dejar de pensar solo en uno mismo y ver por el bien colectivo. Dejarse de palanqueos y de negocios con los "panas del ministerio". Estoy en el exterior, y quisiera algun dia hacer algo, pero, por donde empezar? Saludos, Mariela.

Anónimo dijo...

El Gobierno parece que no se ha dado cuenta que hay cientos de empresarios que migraron a USA y Europa, por la falta de condiciones que hay para invertir en el ecuador. Saludos. Gonzalo