jueves, noviembre 02, 2006

El muro y la visa

Bush aprobó la construcción de un muro para mantener fuera a mexicanos, centroamericanos, ecuatorianos y todos aquellos sin dinero suficiente para visitar Estados Unidos por avión y con una visa. Al mismo tiempo, el gobierno gringo ha decidido retirar la visa a ecuatorianos que considera que han afectado sus intereses con actos de corrupción.

Son dos métodos para mantener fuera a gente que el gobierno de Estados Unidos no desea recibir. El muro es un error y una vergüenza. De darse su poca probable construcción, sería un monumento al trágico gobierno de Bush. Por otro lado, el castigar la corrupción de un funcionario público, empresario o arrimado de nuestro país quitándole la visa a Estados Unidos puede ser un acierto y aporte del gobierno de ese país al nuestro.

Esperemos que nunca se construya el muro. Sería vergonzoso ver la construcción de una barrera por parte de un gobierno que se jacta de liderar la libertad y la globalización en este mundo. El partido Republicano que debería ser el partido del libre comercio, del gobierno limitado, de la libertad individual, ahora con la excusa de la seguridad va en contra de sus principios. La construcción de este muro despilfarraría miles de millones de dólares, atentaría contra la libertad y no frenaría la inmigración ilegal a Estados Unidos. La gente encontrará la forma de entrar con muro o sin muro.

El tema de la visa, a diferencia del muro, puede tener efectos prácticos muy interesantes en nuestro país y en toda Latinoamérica. Muchos dirán que Estados Unidos no tiene por qué meterse en asuntos de nuestro país, acusando de corrupción a ecuatorianos. Pero lo interesante de quitar la visa es que no es una intromisión. Estados Unidos y cualquier país están en su derecho de aprobar o rechazar visas.

En nuestro país las órdenes de prisión dejaron de ser motivo de vergüenza o de marginación social para el acusado. Muchos honestos han recibido orden de prisión por simple persecución y no porque fueran culpables. Y los corruptos siempre encuentran justificaciones y soluciones ante una orden de prisión. En cambio, la revocatoria de la visa a Estados Unidos si bien no impedirá que continúe la corrupción, sí puede tener un gran peso simbólico. Incluso en algunos casos tendrá un efecto práctico: para muchos el no poder pisar las tiendas gringas o llevar a Disney a sus hijos y nietos sería un castigo más grave que tener que enfrentar una orden de prisión.

Lastimosamente las puertas de Estados Unidos suelen estar abiertas para los corruptos del mundo que con sus dólares robados compran apartamentos y gastan sin control en centros comerciales de ese país. Y al mismo tiempo, se persigue y se cierran las fronteras a aquellos sin recursos que solo quieren trabajar y ganarse el pan. Esperemos que sea al revés.

Que caigan los muros. Que no se levanten nuevas barreras al progreso y la libertad. Que el proyecto del muro en la frontera entre Estados Unidos y México quede ahí, como una simple mala idea. Y que los corruptos de corbata ya no puedan escuchar el “Welcome to Miami”. Seguramente esto no acabará con la corrupción, pero al menos enviará un mensaje directo a más de uno que pensará dos veces antes de hacer algo que lo ponga en la lista negra.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Estimado Manuel Ignacio. Comenzaré a comentar en tu blog con el seudónimo de EL INGENIERO. Hace unos días conversamos y te escribí un mail, y por razones de seguridad ante el poder politico prefiero mantener el anonimato. El artículo respecto de el muro y las visas de Estados Unidos lo escribes en momento preciso.

Bien lo dices, que dicha acción no violenta la soberanía de los países, ni se entromete en la vida del Ecuador. Todo lo contrario, ratifica el derecho de admisión que tiene los Estados Unidos de rechazar a personas no gratas como Neira, Garcia Fabre, y otros cuyos nombres entiendo están siendo 'aguantados' por Febres Cordero, mediante gestiones de muy alto nivel en Washington.

Coincido contigo plenamente. El castigo que reciben estos pillos es el merecido. Por fin se toma una medida que afecta directamente al ego y razón de ser de toda esta gavilla de ladrones, que para lo unico que viven es para seguir enriqueciendose sin producir un centavo, sin dar un servicio, solamente mediante trafico de influencias y extorsion, en desmedro de todos quienes pretendan desenmascarar u oponerse a las prácticas inmorales de hacer de la política un negocio multimillonario en el Ecuador.

Pero faltan, mi querido amigo. Faltan algunos como Miguel Orellana, Juan José Vivas, Roosevelt Chica. Sobre los dos primeros, ya el país sabe lo que se han llevado, o al menos sospechan con bases sólidas. Pero sobre este último, es impresionante un personaje de tan baja calaña, que haya tenido la astucia de zorro de entroncarse de forma tan burda y soez en el gobierno del mediocre cardiólogo, para llevar plata como desquiciado. Logicamente, dicen algunos cercanos a los intereses oscuros, repartiendo a Palacio, como no podía ser de otra forma.

Por otro lado, hay gente inocente en los Estados Unidos, país a quienes ha abierto los brazos por su calidad de perseguidos políticos, y habiendo demostrado ser profesionales de primera.

Parecería que las cosas caen por su peso. Esperemos eso si, que las insistencias e influencia de Febres Cordero, no logren truncar un esfuerzo de desbroce de mala yerba que está efectivamente destapando las madrigueras de las ratas de siempre, con inmunidad y carta blanca hasta la semana pasada. Faltan algunos por sancionar.

Esteban Tobar dijo...

En el caso de las visas, creo que Estados Unidos y todos los países están en su pleno derecho. Pero parece que cuando hay jugosos intereses económicos, las decisiones van por otro lado. Sólo así me explico como siguen tantos banqueros pillos en Miami, lo cual le da un sinsabor enorme a la medida. Estados Unidos debería retirar la visa por unos 6 meses al menos, a todos los funcionarios públicos que terminan, incluido al Presidente Palacio, para que no pongan pie en polvorosa apenas concluido el período.

Anónimo dijo...

Estoy de acuerdo con Esteban. Sin embargo, para aquellos que se han refugiado en los Estados Unidos quizás los procesos son distintos y más complejos.

No así para los ladinos que, a la vez que hacen festín de los fondos públicos y viven de los negociados de las empresas telefónicas, petroleras, energéticas. Esos 'sabidos' que normalmente no llegan a funcionarios públicos, como es el caso de Neira (que recibió su merecido cuando fue candidato a la presidencia, payaso), el gordito Vivas, el desconocido Chica, y tantos otros más 'bacanes', que con 3 celulares en mano, y los contactos de corrupteques necesarios en Pacifictel, Andinatel, Petroecuador, Petrocomercial, las eléctricas, llevan su jugosa tajadita, su cuarto de pollo, en cada astuta intervención. Es a ellos, Esteban, que está perfecto que se les quite el derecho de ir a gastarse nuestro dinero, en forma ostentosa y prepotente en la comodísima ciudad de Miami, o los resorts de vacaciones en el resto de los Estados Unidos. No se como, pero Washington ha identificado este como un talón de Aquiles a la mafia organizada del dueño del país.

Estoy convencido que ese castigo es mayor que la carcel, bien concluido por Manuel Ignacio. Ahora, también van a pagar justos por pecadores, porque aparentemente las visas también se retiran a los hijos y familiares inmediatos de Neira. Quizás haya casos complejos donde familiares intimos necesiten de esas visas para fines médicos o clínicos. Pero, señor Neira, que pena que ahora le toque a usted, o mejor dicho a su familia, pagar por sus errores e injusticias. Todo el daño que usted ha causado a gente inocente, está comenzandolo a pagar.

Bien saldadas las cuentas al final del día, no?... su conciencia sabe muy bien a quién ha perjudicado familiarmente y perseguido a manera de cosa nostra.

ac dijo...

¿No fue Febres Cordero quien firmó el decreto que permitió a Neira encargarse de lo de Ecuahospital y cometer el atraco? Pero a él nunca se le dice nada...

Anónimo dijo...

Manuel Ignacio, trabajo en el colegio javier coordinando el Grupo de Liderazgo Ignaciano del Colegio, seguimos de cerca sus opiniones en el blo y quisera poder escribirle a su mail personal. Le agradecería que me lo hicera llegar a inesme_cobo@hotmail.com

Anónimo dijo...

Aplaudo la decisión del retiro de visas a los corruptos, pero a la vez creo que esto es una triste radiografía de la podredumbre del estado, ya que la cosa nostra ecuatoriana es un secreto a voces que trabaja con toda libertad a vista y paciencia de los ciudadanos y todos los poderes del estado incluyendo la prensa sin que nadie haya tomado una medida de sanción. ¿Acaso ya es normal? . Por lo menos esta gente ya tiene una sanción auque creo que es mínima, ahora solo les queda explicarle a sus nietos que no pueden ir a Disney por que el Tío Sam les prohibió la entrada por que el abuelito es pillo..

Juan Carlos Pérez García

Anónimo dijo...

Efectivamente, señores. Ha llegado una aparente hora de depuración, aunque es vergonzoso que sea por un filtro de parte de los EEUU que impida la entrada a personas no gratas, corruptas, en lugar de que sea la justicia (ojo las minúsculas) ecuatoriana, la que tome cartas de acción firme contra los corruptos, como Neira.

Pero lo más inverosimil, es haber leído al padre de toda la podredumbre, Febres Cordero, el día domingo en el Universo, cuando citan lo que dijo tras la expulsión del corrupteque Neira de las filas del PSC. Si no lo recuerdan, el ex-dueño del país dijo estar indignado ante la decisión arbitraria del comité de disciplina del PSC por haber violado el principio constitucional que tiene todo hombre de ser considerado inocente hasta no ser probado culpable. Es inverosimil digo, porque durante su vida de perro con hambre y perseguidor por excelencia, extorsionador de extorsionadores, se ha dedicado justamente a lo contrario: a marginar a cualquier persona que OSE estar en contra suya o representar algún tipo de amenaza a sus putrefactos intereses políticos y económicos. Es inverosimil, pero a su vez entendible, por su avanzadísimo estado de senilidad galopante, que seguramente ya obnubila su memoria en forma traicionera.

Febres Cordero se ha dedicado a llenarse los bolsillos a costa de acciones mafiosas. Yo pregunto, quién ha auditado a este señor de dónde viene su fortuna??... si tan solo fue un alto ejecutivo de una empresa, y luego termina como gran capo de la mafia del negocio de la sal, monopolizando este producto en el Ecuador.

Y todos sus caballos, cuánto creen que cuestan? Y nadie ha podido auditarlo, porque ha tenido manoseadas a las cortes desde que terminó su presidencia.

Ojalá la Justicia (ahora si con mayúsculas), pueda darse algún día contra el mayor traidor de los intereses del pueblo ecuatoriano.

- Ares