jueves, noviembre 30, 2006

Todos con Correa

No voté por Correa. No es que Noboa me emocionara. De hecho me avergonzaba bastante verlo arrodillado con Biblia en mano y diciendo tanta ridiculez. Pero identificado más con su ideología lo creía el mal menor.

Hoy eso es pasado. Ya no importa por quién votamos ni en quién creímos. Rafael Correa será nuestro nuevo presidente. Todos debemos estar con él.

Más allá de no estar de acuerdo ideológicamente con Correa, creo en sus buenas intenciones. Creo que quiere sacar a este país adelante. Por eso lo apoyaré esperando que su gobierno sea un éxito. Pero ese apoyo no puede ser ciego. Sin mencionar mis preocupaciones en lo político, por la difícil relación que enfrentará con el Congreso ante su promesa de la Asamblea Constituyente, me preocupa mucho lo que el nuevo presidente haga en lo económico.

Me preocupa su ideología estatista en un país donde el Estado no funciona. Lo hemos escuchado decir que acabará con el modelo económico neoliberal y que el Estado regulará aún más la economía. ¡Pero si Ecuador es todo menos liberal! Si el país fuese realmente liberal, no tendríamos tantas empresas ineficientes y corruptas en manos públicas. La educación no estaría secuestrada por el Estado. La seguridad social estaría compitiendo libremente con sistemas privados para que sean los ecuatorianos los que decidan dónde invertir su plata, y no el Estado quien decida dónde desperdiciarla. Somos todo menos un país liberal. El Estado mete mano en todos lados. La burocracia se alimenta como parásito de empresas y sectores que deberían estar en libre competencia. Por eso me preocupa que Correa quiera estatizar aún más nuestra economía.

Creo en las buenas intenciones de Correa. Creo en las buenas intenciones de muchos de quienes lo rodean. No creo en su convicción de que el Estado y la burocracia ecuatorianos pueden funcionar como en países avanzados. El Estado no cambiará sus prácticas de la noche a la mañana. Estamos a años luz de aquella burocracia idealizada en la que hombres y mujeres serios trabajan por el bien común más allá de cualquier otro interés personal. El libre mercado, con todas sus imperfecciones, a diferencia del Estado, sí funciona.

Más allá de sistemas económicos e ideología que el nuevo presidente quiera impulsar, esperemos que en su cabeza esté siempre presente la palabra libertad. Libertad para comprar, para vender, libertad para contratar, libertad para poner la plata donde uno quiera y usarla como uno quiera, libertad para invertir. Cualquier acto en contra de esta libertad solo creará problemas, atraso y más pobreza.

Felicitaciones a Correa. Sin duda su campaña fue un éxito. Supo llegar con su mensaje. Supo despertar en la gente el deseo de cambio. Felicitaciones por su actitud esta primera semana como vencedor. Ha mostrado seriedad y humildad. Buen inicio. A diferencia de Noboa que nos ha avergonzado al no saber perder. ¿Volveremos algún día a escuchar al candidato perdedor felicitar y desearle éxito al ganador?

Buena suerte al Presidente electo Correa. Ojalá no caiga en el intento, y por el bien de todos lo tengamos en Carondelet cuatro años. Ojalá sus ideas y propuestas funcionen. Ojalá sus promesas se hagan realidades. Pero cuando eso no suceda, que recuerde que siempre puede girar el timón hacia el camino de la libertad económica, la libertad individual y el gobierno limitado; es decir, hacia el progreso.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Es la verdad. Hay que apoyar al nuevo Presidente en sus buenas intenciones pero sin caer en la ceguera. Y que dure los 4 años, ya basta de votar por un presidente y luego de un tiempo botar al mismo.
Demostremos que tenemos seriedad.

Saludos,
Marco Antonio Piza

Sandro dijo...

En la propuesta de Gómez Lecaro radica la clave de una democracia fuerte y dirigida hacia el bien de todos.

Aunque muy distante de ser perfecta, la democracia gringa se caracteriza por eso que dice Gómez: apoyar lo que va en bien del pueblo, oponerse a lo que se crea no conviene para los intereses nacionales. Eso de oponerse a todo lo que un presidente diga o haga por el simple hecho de que no me cae bien, representa al cuco del comunismo o al demonio del capitalismo, es propio de mentes subdesarrolladas o de emisarios y mensajeros de caudillos o gamonales que quieren que se vele por sus particulares intereses.

La irracional oposición por no satisfacer las prevendas de grupos de poder es lo que ha conducido a que en Ecuador no se pueda gobernar por mas de 2 años. Eso y la corrupción enquistada a todo nivel del pueblo, que ahora es parte de nuestra idiosincracia.


Atte,


Danny "Sandro" Ayala, el Firestorm.

Anónimo dijo...

Espero que por el bien de nuestro pais el presidente electo Correa ayude al progreso del pais. No creo en un estado grande, se no funciona no ha funcionado en Cuba donde esta clase de gobierno a durado por mucho tiempo. Ahora que Fidel Castro esta en sus untimos respiros lastimosamente su gente esa ansiosa y esperanzada por ver una apertura economica, que les ayude a salir de la pobreza estatica en la que esta. Espero que nuestro nuevo presidente habra los ojos y vea bien que es lo que va a hacer. Espero que dure los 4 años por el bien y estabilidad de nuestro amado pais. Tambien espero que aprenda a trabajar con sus adversarios politicos en lugar de querer sacarlos del congreso y eliminar sus poderes. Un gobierno con balance de poder siempre sera un mejor gobierno. Cuando Ronald Reagan estuvo en el poder en Estados Unidos tuvo un congreso en contra que creo que ayudo a que sus propuestas ganadas sean mejor pulidas. Espero que el tener adversarios politicos con poder en el congreso le desafie a hacer politicas que incluso ellos tengan que aceptar por el bien del pais.

waco dijo...

ahora sí andas saliéndote del lado derecho no?

Anónimo dijo...

Quiero felicitarte por tu articulo de hoy. Siempre leo tu columna semanal pues encuentro tus articulos sensatos y constructivos. El de hoy fue simplemente excelente. Siento que has expresado plenamente la actitud y pensamiento que todo patriota debe asumir en este momento, aun cuando el ganador no haya sido el candidato por quien se voto.



Me ha causado mucha alegria observer que reflejas exactamente mi pensamiento y sentir sobre estas elecciones. Yo tambien hubiera votado por Noboa (resido actualmente en EEUU y no pude registrarme oportunamente con el consulado), por las mismas razones que expones, y tambien senti verguenza por las conductas desacertadas del perdedor. Hoy debemos apoyar todas las acciones acertadas del Presidente electo y desear que tenga la sabiduria y madurez necesarias para enrumbar sus decisiones cuando se percate que la realidad de gobernar es diferente a los idealismos y suenos que se tenian en la temprana juventud.



Yo tambien, de muchacho, tenia suenos e ideales de izquierda; creia que el socialismo y la revolucion era necesarias para reinvindicar a los pobres. El tiempo y la caida del muro me ensenaron que estaba equivocado. Espero de todo Corazon que Rafael, a quien conozco desde la adolescencia y cuya carrera universitaria pude seguir de cerca, encuentre el camino correcto cuando sentado en el sillon empiece a tomar sus decisiones presidenciales.



Nuevamente mis felicitaciones por tu articulo!